miércoles, 7 de noviembre de 2018

Como pedirte.




Como pedirte
que me tomes entre tus manos
que no me dejes perderme
de la vera de tus labios.
Como pedirte
que me atrapes en tus ojos
y me dejes abrazado
en el mejor lado
de tu corazón.
Tengo miedo
de no conocerme
de no saberme verdadero
y vagar desorientado y silente
en el desierto tentado
que se extiende en mi mente.
Como pedirte
que pongas tu dulzura
como escudo y armadura
ante mi viaje imprudente,
que calmes esta zozobra
de búsqueda incansable
por la que me alejo
lleno de soledad y fatiga
y me destierro de hombre
en cada paso de la vida.
Y como pedirte
que me ames sin tregua
y encada instante
saber que siempre
me recuerdas.


Comparte.

sábado, 3 de noviembre de 2018




En las horas, a veces todas las horas, imagino como sería el principio, la turbia clandestinidad de tener nuevamente veintiuno, mirar al suelo y sentír el hambre, pero esta vez con el as en la manga de la experiencia, ver el banquete donde saciar mi gula de vida y reírme de todo.

En las horas, todas las horas de esta vigilia clandestina, donde el poeta eyacula las sustancias del alma entre alacenas sin pudor, donde se guardaron los almizcles añejos de la insatisfacción, consumo frívolos y constantes poemas que se evaporan o aletargan en esta conciencia que se burla de mí, antes de herir los campos ajenos, sabiendo que en mi palabra, hoy yo juro que insuflo, el más mortal de los venenos.

Dónde está esa mentira que imagine, todos y cada uno de los sueños que forje, si ahora todas las horas se derrumban como torres de babel y entre los cascotes de la indiferencia nado sin aletas de pez, mientras vómito nudos enlazados al revés.

Venga misericordia salveme usted.

Comparte.