sábado, 29 de julio de 2017

Escondido.



Campanadas
en este parpadeo inconcluso,
escondido bajo este simulacro de vida
creo escuchar mi voluntad
en un compasivo desnudo de timidez,
al fondo la realidad
habitando las concesiones primarias,
tan elementales como negadas,
aquí yo, sin antídoto,
con una fusión
inconstante
de sombras que esperan su luz
a la alternativa única de lo que extiendo
y en el destiempo
que se desdobla
la conspiración de quienes me soportan,
su necesidad mendigándome
en el aura de mis sentimientos.

Fácilmente crece la fatiga
y el desgaste me lapida
en el reino de la obediencia
donde reptan
los necesitados
de una inmortalidad inerte
dominada por los demonios
del egoísmo.

¿Dónde está mi guirnalda
esa travesura fresca
que voraz y sin decoro
me haga reconocer
todo el amor?
Comparte.

sábado, 22 de julio de 2017

Un diamante perdido.





Una palabra no dice nada
Y al mismo tiempo lo esconde todo
Igual que el viento que esconde el agua
Como las flores que esconde el lodo

Una mirada no dice nada
Y al mismo tiempo lo dice todo
Como la lluvia sobre tu cara
O el viejo mapa de algún tesoro
Como la lluvia sobre tu cara

O el viejo mapa de algún tesoro.

                               Carlos Valera


Así te despediste, con la sabiduría de quien era maestra en la vida, de quien había encontrado la armonía allí donde latía tu mayor tesoro, TU GRAN CORAZÓN.

       A María del Carmen Nazer una amiga y gran persona “ausente” (siempre estará en mi corazón)


Una palabra tuya lo decía todo
y al mismo tiempo te lo ofrecía todo,
la sabiduría de tus otoños
la generosidad adquirida
y el amor derramado
en tu intensa vida.

Tanto que contar
en la alcoba de tu recuerdo
tanto que agradecer
a pesar de los penare,
la vida se te fue
pero nunca estuviste sola.

Un corazón de armonía
que en tu pecho latía,
la emoción del amor
y el vértigo de amar la poesía.

Caminos de alegría corrían por ti
y en la belleza de tu jardín
se alaban versos
cantos de serafín.

Una palabra tuya que al fin entendí.

Los vientos te llevaron
al altar de la gloria
tus versos me los dejaste
para siempre en la memoria.

Allí donde estas un abrazo gigante.
Comparte.

miércoles, 19 de julio de 2017

Me hago el amor en ti.




Me hago el amor en ti,
suspendo el aire
que se columpia en mi conciencia,
premio a mis sentidos
en la inconfesable mentira
que enjaula mi soledad.

Rompo la angustia de mi corazón
con el inevitable
despertar de los sentidos,
confundiéndome en el
olimpo de tu esfinge
donde poso
el esclavizado deseo
que extingue tu aroma
sobre el correr de mi sangre.

Serena te cuelo en mi armonía,
desnuda habitas en la filosofía
que derrama este dicho,
desasosiego de un capricho.
Comparte.

martes, 18 de julio de 2017

Alcanzando.





Tejo en la sombra
las inciertas aspiraciones
que pronuncian tus ojos.

Vencido por la absoluta incertidumbre
abrevio el traje
que nunca vestirás por mi.
Comparte.

viernes, 14 de julio de 2017

Malvas de esperanza.



Insaciable
Y tan de nadie,
Intacto,
buscando
el ajeno sur de la paciencia.

Infinitud que me consume,
pálpitos de intensidad
tortuosa levedad
que adeuda a mi mente,
lajas escondidas
donde se guarda
la llave de los caminos
que perturban mi caminar.

Sintiendo la palabra
ansiosamente,
conmoviendo mis heridas
reconfortando
las traiciones secretas
que todos imaginan
y que jamás serví
entre puntas de bayonetas,
las que tu sientes clavadas
en la melancolía silente
que sangra imperial
tu circulo vital.

Prudente,
indolente,
quiero una revelación
que me desnude
ante los ojos
que no entiendan mi soñar.

Claro de luna
abrigo del poeta,
remanso de esperanza,
mi esperanza,
su soledad,
bálsamo de palabras
trapecistas
en un equilibrio
que no me deja olvidar
olvidar,
olvidar.


Imagen: Shang Ma.
Comparte.

miércoles, 12 de julio de 2017

De nada me vale.




De nada me vale
creerme inmortal
detrás de una inspiración
frágil y hechicera,
huele a incienso…
o tal vez es mi percepción,
la que se encierra en mí mismo
o descuartiza el punto central
de este inverosímil poema
en el que descubro
una imperfecta perfección
de los aromas irrevocables
que transitan por mí.

Letargo incesante,
acelerada apocalipsis
que mendiga en otros ojos
el sacro luto
de quien quiere parir
moribundos pájaros
que no saben volar
desde lo alto del atril.

De nada me vale
tocar sombras estériles
y sucumbir a encantos refugiados
entre espíritus vacilantes
trazando urgencias ambiguas
que me acorralan
de espurio albur
y acaban extinguiendo
mis trayectos de realidad.

De nada me vale
acariciar la honestidad
y venderme impuro
en un invierno impasible
en el que nada ya
surte de mí.


Comparte.

martes, 11 de julio de 2017

Te imagine, entre vapores de café.



Te imagine, entre vapores de café
textura de durazno
sobre dormida y algodonada piel,
tan fácil fue
sellar lo imaginado
sobre un avión de papel.

Juro que tenía los ojos cerrados
y el corazón henchido y alterado
y una rendida impaciencia
sembraba sudor frio
entre mis costados.

Fui raptando la necesidad
de mantenerte a salvo
en aquel momento,
sosteniendo la apacible serenidad
de fijarte en el centro
de un talismanico silencio.

Yo ansié tener tu cuerpo
en aquel sueño interminable
con su burla inevitable
se me descosió el tiempo.

Te imagine, entre vapores de café
renglones de terciopelo,
palabras de mujer,
versos agrietados
nutridos de fe.

La palidez despidió mi imaginación
mientras te declaraba mujer,
temblorosa sublevación
en el paraíso de Eva,
donde floreció la manzana
que me incito a comer.


Imagen: Andre de Dienes 
Comparte.

domingo, 9 de julio de 2017

En sus ojos no anida...






En sus ojos no anida siempre la pasión
mas, esta se esconde
en una intimidad sagrada
que pende enredada
en un desgarro del corazón.

Desvalido el pecho,
su pecho,
se ensancha en su tensión,
enerva el alma
el péndulo de su quimera
mientras difumina su espera
y entre palabras
su equilibrio altera.

La confusión aletea
hundida en la lujuria,
su lujuria,
fiel patria
y amarga tristeza.

Germina la sinrazón
en los tejados de su intimidad,
al filo del lamento
se ahoga la duda,
alma desbordada,
para seducir al tiempo
ilusión dormida

o frio lamento.
Comparte.

miércoles, 5 de julio de 2017

Te escucho.



Escucho, te escucho.

Me infecto de voces silentes
que se van blindando,
se hacen fuertes en la mente
mi mente,
agitadas como serpientes
retumban
casi con entusiasmo
tras la estela de mis pasos,
enjaulando mi descanso.

Y yo,
escribo un poema
que me delate,
que muestre mis ojos,
los verdaderos
y me abarrote de celo.

Comulgo en el alba
de los pájaros negros
y me angustia
tu voz
predicando en el desierto,
no alcanzas mi mano
la forjar de tu sosiego.

Escucho, te escucho,
enervo el verbo,
tu verbo
y abatido
sigo mi viaje

por el mundo de los confundidos.
Comparte.

domingo, 2 de julio de 2017

El mismo cielo.




Trasformar un silencio
eso quería yo.

Miro tu espalda
con mis ojos de ambición,
un rompeolas en la distancia,
un viaje a tu tentación.

Me sobran las palabras
en esta canción,
sobre mis dedos
la humedad
de tu carnal lubricación,
un beso de deseo,
a tu instante
le pinto una traición.

Y entre tus piernas
mi mano
un violín veloz,
marcando
la sinfonía fantástica de Berlioz.

Desnudarnos una urgencia,
invocarnos
con destreza,
entre blasfemas liturgias de amor.

Ebrio de hombría
conjuro tu carne,
miro tus ojos
preparados
para un largo viaje,
vaivén de locura
en un maratón de anhelo,
me aprietan tus piernas
ancladas al deseo,
mientras…
caminamos hacia mismo cielo.
Comparte.