domingo, 20 de mayo de 2018

Amapolas en el corazón.





Con los ojos cerrados
la música alcanza al silencio
y tenue se despabila
un vacío en el corazón.

Abrirlos es la suma
de un sentir que se aleja
tan volátil y sin destino,
tan sabedor
de que amar es lo esencial.

Arrancar cada instante
a una resignación,
saber negarte
mientras se marchitan
amapolas en mi corazón,
las lágrimas crecen
en los olvidos
que me ofrece el tiempo,
el vino infinito de la piedad
deja contrastes
capaces de adivinar los rayos del sol.

Tupido de incertidumbre
es el camino
por el que discurre
este desvelo de amor
ya no hay raíces profundas
que sostengan el dolor,
ni gotas de savia
que lo cicatricen mejor.

Con los ojos cerrados
la música alcanza al silencio
y los espacios se encharcan
de melifluas sensaciones
tan áridas como nítidas
preñadas de viceversas
que tensan mi tristeza,
nunca alcanzare a entender
esta fatiga
que juega en mi rol
con toda su astucia
hace mi sueño oscuro
y te aleja de mí,
quizás ya no haya valentías
en este viento
que tiene que aprender
que llego el fin de su cuento.

Con los ojos cerrados
la música sigue sonando
y entre las notas
de esta canción
casi olvidada,
me voy entremezclando
para hacerme música
en este profundo anochecer.


Y si te digo, que ahora soy música 
levitando amapolas en el corazón.

Comparte.

domingo, 6 de mayo de 2018

Necesito.





Andar por el suelo quebrado
de un amor sin alba,
romper la dulzura de los recuerdos,
malditos punzones profanos
que mendigan en mis emociones,
dejarme la vida empatizando
con la fatiga de Prilutzky
o naufragar en la angustiosa soledad
de una Pizarnik tan devorada de matices
que se fuga por las transparentes lagrimas
que van desojando mi alma.

Necesito arder
con urgencia
no solo en el impulso de la sangre,
ni en el desamparo
del deseo
que me sostiene en su condena,
necesito, te necesito
en la vigilia que yerga mis venas
sobre el mármol frio
que terse mi piel
y doblegue mi espalda,
en el desnudo desarraigo
que yace en el lecho
de nuestras sábanas blancas.

Necesito, traspasar la frontera
del irreverente hechizo
donde crecen las espigas
que se desgranan en deseo,
en campos azorados
por el extasiado vagar de tu misterio.

Comparte.

martes, 1 de mayo de 2018

Verso imperfecto.




Sería tan imperfecto construir un verso de luz que cegara tus ojos y robase tu aliento, dejarme brotar en el silencio de tu mente, con una espiral de caricias que vestidas de palabras te hagan sentir y estremecer entre el alma y la piel.


Dejando los errantes desvelos
aun lado,
en este sutil jardín de terciopelo…
¡que agiles se inventan los beso!
los que me das y no tengo.
amapolas que zozobran
en las murallas de mi pensamiento,
pronuncio tu nombre
para brotar en tu seno,
dulce delirio
que me redime de este martirio
que abierto de impotencia
solo se sacia
en las puertas de tu templo,
donde madura mi ofrenda
a la entrega de tu cuerpo.

Devora la húmeda tarde
un oasis escondido en el desierto,
juega la tortura su partida
con mi sufrimiento
y tú,
vuelas…
Vuelas, mientras comulgas con el viento.


Así te tengo, así te pienso,
con los hilos distantes
que no encuentro,
clavados suspiros
que esta tarde
se alejan por momentos.

Comparte.