domingo, 28 de enero de 2018

(Me) Fatigas.




En el enjambre de mis costumbres
se debate tu impulso sediento,
ansia profunda que transita serenamente
por las teselas de mi camino.

Cierro los ojos y callo,
me condeno
al silencio con el que hurgas

en mi desengaño.
Comparte.

sábado, 27 de enero de 2018

Proyecto "entra"

Esta es mi participación en el proyecto "entra" que convoca mi querida amiga Ginebra Blonde desde su blog Variétés 
Entra… por cualquiera de las puertas que tú prefieras… Deberás seguir la historia que te propongo en cada una de ellas. Tú eliges el formato, bien en prosa, o en verso.

Puerta 1


Puerta2


Puerta3


Puerta 4


Elegida la puerta 2

Relato:

Tras la puerta azul



Y ahora, parada frente aquella puerta azul, a la que le dedicaba una mirada intensa y a la vez extraña, todo era una incógnita que alentaba su curiosidad.
Reinaba el equilibrio en su ilusión, una mezcla de incertidumbre y deseo pugnaban en su corazón intentando derrotar aquel estado estático en el que fluían todos sus pensamientos, al final la inercia se impuso y comenzó a caminar, se acercó a la puerta y la abrió.
Sus ojos no vieron nada especial, sus oídos escucharon una melodía lejana y advirtió una brisa fresca, chocar contra su cara, con aromas perfumados por la inmensidad multicolor de un patio lleno de flores.
Sintió un desconcierto aún mayor, como un vértigo que se apoderaba de ella, algo que ya había sentido en algún momento de su vida, pero que ahora se multiplicaba expansionándose en una mescolanza de sentires de la que parecía no querer regresar.

Empezaron a abrirse sus sentidos, vio ese hueco en el mundo en el que sentirse completa y cómoda, el que es tan realmente complicado encontrar fuera del ruido que satura el silencio y que no encuentras cuando lo necesitas con desesperación.
Había tanta luz… tantas sensaciones escondidas detrás, las percibía, había abierto su corazón en tan pocos instantes que no paraba de sorprenderse, ahora percibía que la vida era un juego de contraste en el que solo se competía para ganar, pero que a veces era bonito perder, dejarse vencer para ver la ilusión de los adversarios y nutrirse de ella.
Supo que el llanto es belleza, cuando nace entre la timidez de una sonrisa y el vuelco sincero del corazón derramándose en espasmos de felicidad, vio claro que la empatía no es una buena consejera, si no se destina a estrechar los destinos que acercan a las personas a caminar juntos mientras rompen los silencios y cruzan las miradas buscando ese sol maravilloso que hace sentir la confianza.
Cerró los ojos, esperó… y al abrirlos entendió que la vida es un abismo por el que se camina de la mano del azar, que todos ansiamos esos silencios que quiebren las cicatrices que nos va dejando en ellos, silencios donde colgamos nuestros anhelos los deseos inalcanzados y las caricias que se esperan en el infinito.

Y así fue como en la calma y luz de aquel lugar supo que la magia no se puede encontrar en lo material en ninguna otra parte donde no resida nuestro espíritu, que la magia es la ilusión de entender la vida desde una forma especial y maravillosa y que solo ella es capaz de cortar o despegar sus alas cuando se quiere volar.
Volvió sobre sus pasos, sin mirar atrás el silencio seguía reinando, esta vez a sus espaldas, pero no quiso mirar atrás, abrió la puerta nuevamente y salió del lugar, tras andar unos pasos se giró y allí solo había un muro de piedra y un huerto abandonado que nadie había sido capaz de cultivar.
Dos días después ella se encaminó hacia la biblioteca, era otra persona, lo sabía, todo en ella había cambiado, entró… sonrió a la bibliotecaria y pidió un libro al azar, se encamino hacia una de las mesas y de su bolso sacó una nota… la tendió sobre la mesa y con su pluma escribió:
*la magia existe, y tú, bien lo sabes; te espero… tras la puerta azul.
Solo hay magia si se cura el corazón.

Aquí puedes leer buenííínsimoooos!! relatos de todos los participantes: Relatos cortos Autores
Comparte.

domingo, 14 de enero de 2018

Ansias de vivir.



No sé, ahora mismo tengo la timidez que surge cuando quiero contar algo, siento como mis pensamientos se escancian, es como un delirio contenido que se escapa de mi interior, rompe mi armonía y se queda al albor de un campo oscuro que ilumina una luna de mágica ilusión.

Quisiera mirar mis ojos en este instante, ver mi rostro y saber dónde están las máscaras, las que involuntariamente aparecen en mi para tener la seguridad de avanzar con firmeza, un hombre tiene que transitar por la historia de su vida, dejar su raíz y a veces ser tan fuerte como una roca y tan sensible que su obra sea inmarcesible para que cuando ya no este, los demá sean capaces de alcanzarla.

Juro, que a veces necesito una flor sin desojarse donde mirar y descubrir mi ternura, esa que a los hombres nos cuesta tanto demostrar, pero que no deja de permanecer hay oculta y permanentemente a flor de piel.

Salto entre los claroscuros de soledad que se quedan entre abiertos frente a mí y armándome de valor procuro hacer de la humildad un imperio donde forjar mi libertad, quizás naufrague en horas de angustioso desfallecimiento, pero he visto tantas veces mis cenizas levantar polvaredas en mi espalda, por los vientos favorables, que sé que las derrotas son la teoría de la vida, de ellas solo hay que aprender y tras ellas cerrar los ojos y seguir soñando.


Y así, aquí, en este momento deambula mi pluma en reflexión, quizás con más cabeza que corazón, pero sabiendo que éste exuda ansias de vivir.
Comparte.

sábado, 13 de enero de 2018

Lumen.


Tan perezosa se presenta
dentro de un despertar,
filamento consciente
mil maneras de soñar.

Baila
en las puertas de la claridad
y en su danza
se expresa una suave verdad.

Creer que todo esta perdido
sin saber
que dentro esta
lo verdadero
lo esperado.

La danza que nos conecta a la vida,





Comparte.

jueves, 11 de enero de 2018

Esta incógnita diseminada en mi.




Se suman en el exceso
doble de un reverso,
precipitan las promesas
y se hacen lejanas y espesas,
lamer la ansiedad
en esta intensidad,
asoma la fisura
desclavando la locura.

La he visto acercarse en la noche
entre sueños y a contracorriente
hundiéndose en mi bramado
desvelando el secreto tapiado
que duerme inminente
entre los muros de la muerte,
frio mi temblor
lo enmascara y lo hace portador
en la parsimonia de decrepitud
que me extirpa la juventud.

El viento se escurre entre las manos
un cinco en la cara de los dados,
el riesgo jugando en mi pecho
y un latido perfumado y estrecho
que cincela este desvarío.



Siento como lo eterno se hace temporal.
Comparte.

sábado, 6 de enero de 2018

Corazón de ópalo.



Corazón de ópalo
índigos que irradian
en copas esbeltas
acónito en la boca
y la glauca fatalidad
tras una tímida huella.

Emerges
entre laudes de luna
y dueles
en los estanques del alma.

Compas palpitantes
en noches de ungüento
el negro celo
aljibe de mi prendimiento.

Ruiseñor dormido
en harapos sin luz
cidras en mi boca
el veneno suicida
para una tortura de infamia.

En tu sonrisa
una danza de victoria
en mi derrota
un hilillo de tristeza
y un latido hecho verso

que vuela.
Comparte.

Ser mujer.




Llegaras
a alcanzar la ternura
en un enjambre de amor
y de tu estirpe
fértil
se polinizarán las palabras.

Quieres ser mujer,
muralla,
relámpago en la lluvia
sin la esclavitud del agua
musa en el sepelio
de una obra dorada.

Resplandores
de serena virtud
y cómplices deseos
se hacen misterio
en el silencio de un verso
donde adiestras la locura.


Quieres ser mujer,
pureza en el misterio,
amazona cabalgando en el alba,
vórtice de un instante,
contra luz que devora
la miel de la ofrenda
y la impronta del ensueño.

Y en un rumor guardas
el fervor y el instinto
que tu piel atrapa,
ansias la luz de su alma
mientras sostienes su mirada
y en el infinito
hecho quimera
ofreces el calor de tu entraña.

Quieres ser mujer,
fénix temblando
en su alabanza,
bullicio fiel
en su recuerdo y en su palabra.

Llegaras
a alcanzar la ternura
y en un enjambre de amor
triunfaras…
en tus tesituras.


Comparte.