lunes, 1 de mayo de 2017

Epifanía - mí



La distancia, separa,
cuando no se ve
la profundidad del espíritu,
suspendido sueña mi yo introspectivo
en la tranquilidad de un mar aletargado
por donde vacilan mis pies descalzos,
ando sobre la delicada urgencia
de una noche mutilada
bajo el silencio
de una lira expectante
que no encuentra notas
que alcancen su paraíso,
el sacrificio de un hombre esclavo
con los pies mojados,
sobre pedernales de llanto honesto
dejan la memoria iluminada
de incoherencias breves,
metamorfosis de asfixia,
donde las cadenas pesan
cuando arrastran la pureza del pensamiento,
nadie busca más allá de mi sentir,
nadie cruza mi horizonte
para extraer la luz
y arropar mi miedo,
quizás, se turbe mi equilibrio
se cierren los ángulos de mi búsqueda
y deje invisible mi ser,
lo diluyan en una transparencia confundida
que cimbre parábolas imaginadas
que jamás surcaron mi mar.

Me dejo anclar
en la sinceridad del alma,
me tenso en la dulzura del amor
y bajo una bóveda de esperanza
preño latidos de dulzura
con las manos extendidas
y una ofrenda donde estibar
campos de belleza
donde los sueños
se puedan sembrar.

Imagen: Spiral combustión - JP Valderrama
Comparte.