jueves, 27 de abril de 2017

Rayo



Del propósito envenenado
presto a suplica del deleite
fundí mi aliento entrecortado
bajo el arco radial y sublime
de un rayo de luz aciago
que cruzo mi cuerpo varado
a siete centímetros separado
del vértice geodésico incrustado
en cada uno de los promontorios
de tus pechos ondulados.

He aquí un hombre inmovilizado
cual belleza de mujer deslumbrado,
Y te pregunte.
¿De qué profundo cielo vienes
y sobre que abismo tú me sostienes?
Yo no quiero respuestas pospuestas
tengo sed de explorar siluetas
y urgencias cargadas de intención
para pasearme por el jardín de tu tentación.

Mis ojos alcanzaron
tu solsticio de verano,
para llegar al cenit liviano
que descontrolo mi mano,
que fue directa al corazón,
a tu súbito corazón
de ser humano.

Cinco yemas encendidas
de sensaciones transmitidas,
una profunda corriente
de flujo permanente,
que dejaron a este hombre
sumido en la locura,
perdido en la compostura
de un susurro permanente,
por un te quiero contundente.



Imagen: -Moths- Marta Dahlig
Comparte.

9 comentarios:

  1. Cómo se rinde homenaje a tan excelsa pluma?? Un deleite, amigo Poeta. Un verdadero placer para los sentimientos y los sentidos.

    Mil besitos y feliz día.

    ResponderEliminar
  2. Y quedaste cautivo en piel y corazón por ese halo de luz, cual dulce rayo que abordó tu corazón…

    Hermosos versos, querido amigo, y la imagen me encanta… Una delicia de post.

    Bsoss enormes, poeta, y muy feliz finde.

    ResponderEliminar
  3. A un paso de la piel.

    Muy bello tu poema.

    Felicitaciones, Agapxis.

    ResponderEliminar
  4. Cinco yemas encendidas
    de sensaciones transmitidas,
    una profunda corriente
    de flujo permanente,
    que dejaron a este hombre
    sumido en la locura,
    perdido en la compostura
    de un susurro permanente,
    por un te quiero contundente....

    No se puede decir más bonito, me ha encantado es pura emoción y ternura.

    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Pues un poema muy lindo agapxis. A mi personalmente, me gustan los poemas más cortitos, porque a veces se pierde mucha calidad en los largos textos de buenos autores. Pero lo has hecho magníficamente bien, y suena bonito...un abrazo...

    ResponderEliminar
  6. Impresionante Agapxis, son esos instantes en que el deseo se mezcla con el sentimiento, y nos perdemos y luego nos fundimos, entre uno y el otro, para finalmente entender que el deseo forma parte de algo mayor. Repito: Impresionante!!! Un abrazo estimado poeta y amigo!!!

    ResponderEliminar
  7. uuuff Magistral !! tus ojos disfrutaron , gozaron y vivieron la belleza de piel y e interior un deseo ardiente , wwauu ,me ha encantado tus versos un beso desde mi brillo del mar

    ResponderEliminar
  8. José, qué hermoso, intenso y a la vez sutil. Me encantó.
    Saludos
    Viviana

    ResponderEliminar