domingo, 2 de abril de 2017

Meridiano.





Y qué más da
ceder, doblegar,
si la ceguera
sigue en el mismo meridiano.

Aristas de impotencia
ya no las puedo controlar
callado, las dejo seguir
ofreciéndoles el silencio
en una ofrenda de cobardía
o quizás… gentil huida,
las arterias envenenadas
de liturgias adormecidas
que descansan
en la derrota del corazón
y sin alivio
me alejan en diagonales de odio
hacia la luna de la soledad.

Hostil lazo de palabras
que juegan a la sombra
de ningún mundo,
no quiero cárceles
que me den la gloria
ni astillas de humillación
en mi memoria,
yo solo quiero alas
que crezcan en tu espalda
y alivien el corazón.

Vuela, vuela
en la brisa que te lleva
a las ramas de tu razón
yo te doy libertad
y me quedo
en mi ilusión.

Sera incierto
mirar desde este mi balcón,
mas ya no puedo
seguir expoliando
el camino por el que vas avanzando
entre tus pompas de jabón.

Luciérnagas de amor
se extinguen en este meridiano
en el que mi mano
ya no siente tu mano,
los segundos
son eternidades
que se mezclan
con instantáneas
de soledad,
las treguas se disipan
antes de avistar el horizonte
y las palabras,
lanceras salvajes
hieren el corazón.





 Imagen: Marina Lie 
Comparte.

8 comentarios:

  1. A veces hay qué dejar qué las palabras se agolpen en la garganta aunque golpean el sentimiento y dejar volar ese amor por su felicidad, tristemente, una gentil huída.

    Tristes pero maravillosos versos, querido amigo.

    Un beso, apretado, sin huída, agapxis. :)

    Y.G

    ResponderEliminar
  2. Como una bendición a la despedida... como un llanto silencioso a la vuelta de su huída, para que no te vea sumergido en tu dolor. Siempre me conmueve el fuerte sentimiento que traen tus poemas, amigo poeta.

    Mil besitos y feliz noche.

    ResponderEliminar
  3. Hay que dejar ir para que vuelva el alma a su lugar. Cuando todo parece insuficiente es porque la distancia habla por sí sola.
    Muy bello amigo, siempre me embeleso con tus versos. Cada imagen es muy sensible y toca alguna de mis fibras. Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Soledad y añoranza que deciden su estancia en ese lugar en el que decir adiós; y en su vuelo se llevará el apéndice de tu alma…

    Bellos versos, aun sumidos en nostalgia…

    Siempre un placer leerte, mi querido amigo.

    Bsoss enormes.

    ResponderEliminar
  5. La nostalgia que nos cuentas es la soledad del alma, deja volar la imaginación con tan tristes y bellas palabras. Un abrazo

    ResponderEliminar
  6. Jope me puse triste al leerte , a veces las palabras duelen mucho pero es verdad que debemos borrarlas y dejar que se vayan y poder avanzar interiormente y poder el horizonte nuevo, profundo uuffff , un beso desde mi brillo del mar

    ResponderEliminar
  7. Tus letras tienen una magia incalculable
    Hermoso visitarte querido Agapxis
    Gracias 🌷🦋

    ResponderEliminar
  8. Madre mía qué intensos son tus versos, tanto que al leerte duelen, y es que sabes llegar muy dentro, tienes una sensibilidad fuera de lo normal.

    Sean nostálgicos como éste tu poema, o sensuales, siempre todo lo que transmite tu corazón es puro arte y belleza, Poeta del Alma.

    Gracias por existir en este mundo de letras.

    Besos.

    ResponderEliminar