jueves, 16 de marzo de 2017

Reminiscencia




Al principio todo estaba dispuesto
para permanecer.

En el horizonte
los reflejos
eran equidistantes,
había palacios sostenidos
carentes de reproches
indecencias impronunciables
y palabras, sobre todo palabras,
ofreciendo consagraciones verdaderas
con la insolencia de la juventud,
la ambigüedad y su riesgo
un refugio donde reír implícitamente,  
equivocarnos,
una excusa en el abismo del perdón,
con la atrevida lascivia
de los que perdían el orgullo
entre travesuras de piel.

Y, sobre todo,
emergente entre los iconos del corazón
una sonrisa pícara,
entre la comisura de nuestros labios.

Hoy nadie conoce
el placer de las miradas,
las búsquedas
no tienen geografía
y mueren si imaginación,
las palabras
se visten de silencio
o surgen con cadencias monótonas
en inventarios de reproches
tan eternos
como odiosos.

Y nuestros labios
¡ay de nuestros labios!
se agrietan tan áridos…
que ni siquiera la solemnidad
de los besos
dibujan el amanecer de una sonrisa.
Comparte.

6 comentarios:

  1. El Génesis del amor... Explosión en el corazón, aquelarre de emociones...
    Ay, amigo poeta... Bellísimo este rememorar.

    Mil besitos y feliz noche.

    ResponderEliminar
  2. Agapxis: has servidor bellas letras. No sucede con todos; RS la cruel verdad.

    ResponderEliminar
  3. Las palabras callan y las emociones hablan por ellas desde los labios de la poesía hasta las pupilas pintando renaceres.

    Un placer leerte, Poeta, te admiro.

    Besos.

    ResponderEliminar
  4. Hermosos pasos que desandan y regresan allí donde el amor se vestía de miradas y palabras, cómplices de tanto… tanto que ser y sentir… entre ese baile de gestos, roces y besos…

    Y qué bello sentir entre tus versos, querido amigo…

    Bsoss enormes.

    ResponderEliminar
  5. Es triste pensar que involucionamos emocionalmente, pero algo de eso hay en la inercia de este mundo individualista. Agradezcamos ser poetas!!! marcamos una gran diferencia desde mi parecer. Un abrazo.

    ResponderEliminar