miércoles, 3 de agosto de 2016

Ataraxias perdidas.




Silencio.

Callado, con los ojos casi cerrados,
con el verso entre la lengua
suspirando sin tregua,
respirando pensamientos
ando, imaginándote
a letras definiéndote.

Soledad.

La penumbra me mira con la indiferencia
de una antigua soberana
que reinaba a los pies de mi cama,
me engañaba, audaz y astuta 
¡maldita puta!
que nunca me dejó ver
en lo que empezaba a creer.

Recuerdo.

Me ensalivaba la garganta
de metáforas de amaranta,
con su inmortalidad, su belleza y fuerza
y aun aniquilando mi pereza,
perduraba como testigo disfrazado
de un simétrico interés remunerado
tan solo con tu mirada, tu mirada
aquella que se hacía sentir enamorada.

Esperanza

 Despacio, esperaba una cita a ciegas
que rompiese mis vergüenzas
por los bordes de mi cuerpo
y confundiese al tiempo,
tu maldito tiempo,
ese que fijas a tu realidad
y al que le rindes cordialidad.

Realidad

Sigo, con los ojos cerrados
y el corazón de miedos atardecidos
y tu presencia
sigue todavía vestida ausencia
acariciándome la ansiedad
engañando mi realidad
iluminando las estrellas
de esta noche sin claridad.


Comparte.

9 comentarios:

  1. Bellísimos versos, con aroma a añoranza… Sublime, poeta...

    Un placer leerte, amigo.

    Mil Bsoss!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias,Gin(con permiso te llamo así)pero quizás no haya tanta añoranza en estos versos, es mas un estar hay y no sentir, como una ausencia dentro de la presencia.

      Saludos y gracias por seguir hay.

      Eliminar
  2. Silencio, soledad, esperanza, recuerdo y realidad... Los Estados que marcan un duelo... Has despachado tu poema con tu ya característica maestría, amigo poeta, se me han rizado los versos con los latidos afligidos.

    Siempre un placer leerte.

    Mil besitos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un reto, me gusta... un
      reto al desconsuelo y a la incertidumbre.
      Un abrazo.

      Eliminar
  3. El silencio es una ventana abierta hacía un mundo desconocido que habita el interior enmohecido, es una rendija a la esperanza que lo único que hace es mantener la herida abierta, es la puerta expuesta hacía un futuro inexistente de un pasado ya perdido.
    El silencio es el beso suspendido entre dos bocas a distancia, es la lágrima que encharca y moja tus pies descalzos al mismo tiempo que, intenta borrar las huellas de tus pasos.
    El silencio, es el amor que expira al anhelo eterno.

    Mi beso, Agapxis

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Uhffff... sin palabras me dejaste en silencio, no puedo poner nada a lo que expones, no se puede decir mejor Ame.
      Un abrazo y gracias por estar.

      Eliminar
  4. la añoranza del amor ... que nos entumece los huesos empapados de ausencias , y nos cobija al abrigo de sentires intensos que son el flotador que nos ayuda a seguir creyendo en la quimera de un amor

    hermoso tu nuevo espacio , amigo


    un beso y un abrazo agradecido


    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A pesar de todo, es así solo que unos vivimos en un mundo donde la ansiedad es mayor o el amor está siempre a flor de piel y eso es peligroso.
      Bienvenida a esta siempre tu casa.

      Eliminar
  5. uuuffff Magistral!!! Agapaxis, me quedo con soledad y esperanza dejaron huella en mi alma , no me canso de decirte que escribes bello, besos desde mi brillo del mar

    ResponderEliminar