miércoles, 31 de agosto de 2016

En mi mismo


"Cada vez que aprovechas la ocasión para hablar de tus profundas convicciones, 
aprendes más de ti mismo".
Susan Partnow 




De dónde vienes arando el surco
de las propuestas de mi alma,
yo sé que hay felicidad detrás del drama,
que la fuerza del amor cambiara mi destino.

No me tiembles mis cimientos
ni muevas mi conciencia,
déjame que encuentre la experiencia
a través del conocimiento.

Soy consciente que encontrar la libertad
me hará prisionero de la culpa,
de los errores que no tienen disculpa,
pero del fracaso nacerá mi honestidad

A veces imagino en el hueco de mis silencios
que me arrastran entre brazos tiernos
 y siento mi espíritu en vuelo
para caer en la paz de mí consuelo.

Luego siento la realidad que desaloja al sueño
y sé que esta hay dentro,
que se expande crece y marchita mi tormento
motivando el aliento de mí desempeño.

Hubo un tiempo en que solo deseaba la victoria
esa que después tanto daño me hacía,
por eso ahora solo le gano al día
las batallas que reflexiona mi memoria.

Y no es la debilidad de mi lucha ante la fortaleza
yo ya fui herido una y otra vez por mis errores,
tanto en la vida, como en los amores,
por eso siempre estoy abrazado a la esperanza.

Esperanza que me enseña la estrategia
desde la calma de aprender a conocerme
saber que mi interior puede ayudarme
a elegir el camino de mí conciencia.

Sé que a veces paseo por dentro y otras me quedo fuera
y no paro de buscar en el baúl de la armonía,
la cuerda que amarre los caminos en sabiduría
que sembraran mi vida de eterna primavera.

Mira mis ojos y toma mi mano,
ya sé que no te enseñare a caminar
por este loco mundo de azar,
pero cuando mires a tu lado,
Sentirás el humilde espíritu de este fiel soldado,
caminar a tu lado.

Imagen:  Lucian Freud
Comparte.

martes, 30 de agosto de 2016

Ecos de estío.




Inhibirme por los tejados
que intentan alcanzar septiembre,
permitirme ventilar
los rayos de sol
de este maldito agosto,
que se va marchando
dejando el éxodo
que se lleva las nítidas tardes
junto a este mar
que se llena de letras,
acunando mis pies sobre la arena,
mientras me lleno
de sueños ajenos,
procuro nutrirme de las horas ociosas
en un llanto de espera
sobre la tibia humedad de la hierba
que me embriagara de melancolía
los próximos y titilantes días.

Nadie posara ya su beso
sobre el ardor de mi mejilla,
ni dejará su lozanía
humedecida de salitre
sobre mis cervicales tristes,
mientras mi mirada
se pierden entre las olas rizadas
en conjeturas ensimismadas
que ni las mejores hadas
conseguirían traerme
con sus varitas plateadas.

Ya ves, oteo la vida
en el jardín vertical
de mi espina dorsal,
donde tus senos
me están dando que pensar,
porque al final septiembre
distanciara mi fiebre
atisbara la monotonía
y me alejara tu fresca lozanía
se llevará la playa
y el secreto de estos días.






Comparte.

jueves, 25 de agosto de 2016

Acuarelas de Interior.




Acuarelas del interior
deslumbran el pudor
con un pincel atrevido,
pintan en el cristal
con luces de claridad total.

La danza
era el efecto de causa,
el misterio
un secreto desvelado,
la piel un reflejo esparcido
entre las dunas de un espejo,
sostenidos los alientos
pasaban desapercibidos
devorando la distancia
con ojos dormidos
y mentes en vivo latido.

El tul de los cielos
balanceándose sin miedo,
las manos pétalos
sitiando anhelos,
racimos de fantasía
para pintar traslucidas alegorías.

Yaces al fondo
de los ojos templados
y ya no sé si eres tu
o yo quien te ha pintado.

Acuarelas de interior
anidadas en pecho de flor,
píntame otra vez
lo que mis ojos no dejan de ver.


Imagen: Tanyashatseva


Comparte.

miércoles, 24 de agosto de 2016

Gira, gira bailarina.




Gira, gira, bailarina de noche
que oras en una resurrección
estática e infinita,
la palabra, paloma peregrina,
que unas veces te suplica
y otra con amor te predica,
la música es tu cielo de esperanza
que habita un exterior hostil
en el que tus ojos nunca se desean abrir,
un pacto con la vida
te dejo subida en las velas azules
de un sueño
soñado a tu medida,
un sueño,
de blanca sal marina,
sueña, sueña bailarina,
las palabras desfilando
entre tus bambalinas
el exilio de los anhelos
y la melancólica soledad
que contigo camina.

Gira, gira bailarina,
sutil velo,
nardos sin espinas,
valientes piruetas
en la nada sin esquinas,
testas la vida
cuando amas
con pura adrenalina.









Comparte.

lunes, 22 de agosto de 2016

Me imagino.





Me imagino desde los otros ojos
me imagino donde yo voy
porque sé que allí ya no irá nadie,
vivo al borde del tiempo
en el vértigo que me amenaza
mientras van pasando los años
para abrir y cerrar mi olvido,
por eso hoy vuelvo
a imaginarme,
mi piel enredada en la tristeza
esperando un esbozo de luz,
el naufragio de los que me temen
cuando se asoma a la sombra de la tarde,
ellos nunca lo saben,
pero vivo en el futuro de sus errores
donde permanecerán desterrados
de las herencias de mi alma.

Avanzo por la inquisición de las horas
para rescatarme de mi propia fantasía,
donde se hacía frágil mi estancia,
donde el poema habitaba en la magia,
las horas me apaciguan
en el oasis prodigioso del impulso,
mi impulso.

En la estela inmarcesible
que nunca alcanzo,
pongo mi tiempo
arrugo el espacio
y gimo al silencio.

Fluyen mis mieles,
se las lleva el viento.

Comparte.

viernes, 19 de agosto de 2016

Doblegando el alma.




Se rumia la tristeza
sobre un corazón apagado
donde no cesan
las esbeltas cicatrices
que se van supurando
con recuerdos gastados,
peregrina la rabia indómita
entre los restos desolados
de un incendio que se llamó deseo,
ya no hay noches inevitables
cargadas de impaciencia
esperando tu tregua
volteando caricias
sobra una piel incierta.

Ruedan los destinos
sin energía ni sosiego,
perpetua se hace la utopía
de un inanimado equilibrio
que me pide volver a empezar,
pero que se esparce
delante de mis ojos,
se esparce y se quiebra
y me mantiene silente,
desvanecido,
entre las verticales promesas
que ansía mi cuerpo.

Necesito huir de este peligro
que me acecha
tras las esquinas de mis días,
riguroso y acordonado
sobre el espacio
que no logra modelar
ni doblegar a mi alma,
la que un día
amaneció junto a ti
cogida de la mano
para hacerse
simplemente sempiterna.





Comparte.

lunes, 8 de agosto de 2016

Sintiendo.



A veces no basta con callar, proyectar el silencio para dejar un abismo en el que todo se precipite y se aleje de ti, a veces, te das cuenta que eres una isla en un océano angosto, tan ceñido de incoherencia que no puedes navegar contra la corriente de los hechos.
Resistes entre rituales autómatas intentando no comprender el vértigo del abismo, porque la vida la llenaste de una religión de amor esperando no tener que buscar, ni mendigar los compromisos y pertinaz sigue una y otra vez caminando inerme y perdido hacia un sempiterno vuelo en que la realidad inmaculada doblega a otras semejanzas.

Tu corazón dispersa la adrenalina en dosis inflamables, que mantienen perenne al engaño y te mientes flagelándote la conciencia ensangrentada de estigmas, que hacen de la vida y del amor un espejismo en el que las satisfacciones muere todas las madrugadas y herido y necesitado escarbas ciego en el frenesís que se te niega, mientras pretendes estimular los letargos en los que duerme la ternura, compañera inseparable del amor y te das cuenta que eres el eslabón que cierra el círculo vicioso de la indiferencia que tanto te molesta y que tanto te hiere, te refugias en el silencio con una esperanza fugitiva que naufraga entre el azote de los pensamientos y un remordimiento inútil por los espacios que se llenaron de palabras rebeldes que castigan y martirizan tanto en el horizonte lejano, como en el fondo del propio corazón.

Después dejas que la vida siga, alejándote de lo que mutila tu alma, aunque tú quieres bajarte en el próximo anden, pero no sabes si la parada será un nuevo e inútil intento de volver a una estación donde el amor solo ofrece espasmos exhaustos de una cadencia de soledad y tristeza.

y dejas los días correr sin darte cuenta que no hay direcciones que recorrer desorientado y ciego, que sobre tus pasos las emociones no engendran más que un mísero y estéril desasosiego que se incrusta en tu cabeza y marchita cada latido de tu corazón.


Y es que… yo solo busco que el desdeño no se dilate, que las barreras de los corsarios estigmas cotidianos, dejen fluir en un caldo de helechos glaucos, sin retoricas absurdas donde las serpientes del desamor dejen de retorcerse despavoridas y sellen labios amedrantados de deseo, que se descalcen las tragicomedias del odio y la mentira y que el celo sea el exponente que avive el corazón en una penitencia de entrega, en una penitencia voluntaria que solo busca la felicidad de los que te aman.
Comparte.

miércoles, 3 de agosto de 2016

Ataraxias perdidas.




Silencio.

Callado, con los ojos casi cerrados,
con el verso entre la lengua
suspirando sin tregua,
respirando pensamientos
ando, imaginándote
a letras definiéndote.

Soledad.

La penumbra me mira con la indiferencia
de una antigua soberana
que reinaba a los pies de mi cama,
me engañaba, audaz y astuta 
¡maldita puta!
que nunca me dejó ver
en lo que empezaba a creer.

Recuerdo.

Me ensalivaba la garganta
de metáforas de amaranta,
con su inmortalidad, su belleza y fuerza
y aun aniquilando mi pereza,
perduraba como testigo disfrazado
de un simétrico interés remunerado
tan solo con tu mirada, tu mirada
aquella que se hacía sentir enamorada.

Esperanza

 Despacio, esperaba una cita a ciegas
que rompiese mis vergüenzas
por los bordes de mi cuerpo
y confundiese al tiempo,
tu maldito tiempo,
ese que fijas a tu realidad
y al que le rindes cordialidad.

Realidad

Sigo, con los ojos cerrados
y el corazón de miedos atardecidos
y tu presencia
sigue todavía vestida ausencia
acariciándome la ansiedad
engañando mi realidad
iluminando las estrellas
de esta noche sin claridad.


Comparte.