lunes, 11 de julio de 2016

Siempre en ti.




Yo siempre estuve tentado
con un entusiasmo latente
a endeudarme a tu lado
de amor inconsciente,
hice los lunes festivos
dejando en penumbra la casa
para alcanzar los presagios
que morían tras tu bata.

Mezcle jarabes de ambiente
con apuestas indecentes
en la inmensidad de tus labios,
para conquistar súbitamente
tus silencios solitarios.

Hurgue entre mis palabras
como un imperfecto trovador
que viste su lamento de alabanzas
cual iluso y deslumbrado soñador,
jure en momentos de delirio
marchitar las flores del jardín
con un canto de agudo decibelio
para nunca regalártelas como sumiso paladín.

Abrí las ventanas eternas
con minutos azules de amor,
sembré caricias y briznas de ardor
que jamás dejaran en tus ojos
gélidas galernas
de mártir dolor.

Tal vez sobrepase la frontera
que nunca debí traspasar,
quizás puse algo de mi
en tu dulce mirar
y ahora camino así
intentando alcanzar tu estela
la que nunca he sabido seguir.



Comparte.

3 comentarios:

  1. Qué maravilla es leerte, haces de versos tu estado natural.
    Sentires así... Llenan los espacios.

    Mil besitos, amigo poeta.

    ResponderEliminar
  2. que bello cuando dices "a endeudarme a tu lado "....."con apuestas indecentes" uuffff precioso y lleno de duluzra me encantó, un beso desde mi brillo del mar

    ResponderEliminar